thich-nhat-hanh sangha zaragoza
Tengo un discípulo en Vietnam que quiere construir una estupa para mis cenizas cuando muera.
Él y otros quieren incluir una placa con las palabras
"Aquí yace mi amado maestro".
Les dije que no desperdiciaran la tierra del templo.
"¡No me pongas en una olla pequeña y me coloques allí!", dije.
"No quiero continuar así.
Sería mejor esparcir las cenizas afuera para ayudar a que los árboles crezcan."
Sugerí que, si todavía insisten en construir una estupa, hagan que la placa diga: "No estoy aquí".
Pero en caso de que la gente no lo entienda, podrían agregar una segunda placa:
"Yo tampoco estoy ahí afuera".
Si la gente todavía no entiende, entonces puedes escribir en la tercera y última placa:
"Es posible que me encuentres en tu forma de respirar y caminar".
Este cuerpo mío se desintegrará, pero mis acciones me continuarán.
En mi vida diaria, siempre practico ver mi continuación a mi alrededor.
No necesitamos esperar hasta la disolución total de este cuerpo para continuar, continuamos en cada momento.
Si piensas que solo soy este cuerpo, entonces no me has visto realmente.
Cuando miras a mis amigos, ves mi continuación.
Cuando ves a alguien caminando con atención plena y compasión, sabes que él es mi continuación.
No veo por qué tenemos que decir "moriré",
porque ya puedo verme en ti, en otras personas y en las generaciones futuras.
Incluso cuando la nube no está allí, continúa como nieve o lluvia.
Es imposible que una nube muera. Puede convertirse en lluvia o hielo, pero no puede convertirse en nada.
La nube no necesita tener alma para continuar.
No hay principio ni fin. Nunca moriré.
Habrá una disolución de este cuerpo, pero eso no significa mi muerte.
Continuaré, siempre.
-
Thich Nhat Hanh, "En casa en el mundo"
 
 

Siguenos en nuestras redes sociales

-
​© 2019 Meditación Zen en Zaragoza.